Saltar al contenido

Tarta de mejillones envuelta en salsa blanca y tomate

Rate this post

Porciones: 10

INGREDIENTES

Masa
▷ 2 y ½ tazas de harina (300 gramos)
▷ 1 cucharadita de sal
▷ 1 cucharadita de polvo de hornear
▷ 1 huevo
▷ 1 yema
▷ 100 gramos de manteca (mantequilla)
▷ 3 cucharadas de coñac

Salsa
▷ 3 cebollas chicas (200 gramos)
▷ 3 cucharadas de aceite
▷ 2 dientes de ajo
▷ 8 tomates (700 gramos)
▷ 1 cucharadita de azúcar
▷ Sal y pimienta a gusto

Relleno
▷ 3 ajos picados
▷ 1 puñado de perejil picado
▷ 250 gramos de pulpa de mejillones
▷ 2 huevos
▷ 190 gramos de paté de anchoa con manteca
▷ 250 gramos de ricotta (bien cremosa)

Salsa blanca
▷ 70 gramos de manteca (mantequilla)
▷ 3 cucharadas de harina
▷ 1 taza de leche caliente

Para decorar
▷ 1 palmito picado
▷ Tiras de morrones (pimiento, ají dulce)
▷ Mejillones

PREPARACION

Masa. Poner en el vaso del procesador, harina, sal, polvo de hornear, manteca, yema, huevo y coñac. Procesar solo hasta unir los ingredientes. Llevar el vaso a la heladera y dejarlo hasta que la preparación esté bien fría y firme. Luego volcarla sobre la mesa de trabajo y terminar de unir todo formando un bollo. Envolverlo en papel film y dejarlo media hora más en la heladera.

Salsa. Pelar y picar la cebolla. Pelar los ajos, cortarlos a la mitad, quitarles el brote central y picarlos. Cortar la base de los tomates en forma de cruz y sumergirlos un minuto en agua caliente. Luego pelarlos y picarlos.

Poner el aceite en una sartén y llevarlo al fuego hasta que esté caliente. Agregar la cebolla y algo de sal. Rehogarla. Incorporar los tomates y el azúcar. Continuar la cocción hasta que tome consistencia de salsa. Retirarla y reservarla.

Relleno. Picar la mitad de los mejillones y el resto dejarlos enteros reservando algunos para decorar la tarta.
Poner en una sartén dos cucharadas de aceite y los mejillones. Llevar al fuego y una vez caliente incorporarle el perejil picado y el ajo picado. Mezclar, dejar 2 minutos y retirar.

Salsa blanca. Poner en una cacerola chica la manteca cortada en trozos. Llevar al fuego hasta que esté derretida e incorporarle la harina mezclando continuamente. Luego de a poco la leche caliente, siempre revolviendo hasta que espese. Dejar dos minutos más y retirar.

Mezclar la ricotta previamente pisada con los huevos.

Armado del relleno. Mezclar la salsa de tomate con los mejillones, la salsa blanca y la ricota.

Armado de la tarta. Estirar la ¾ parte de la masa con el palo de amasar hasta que quede fina. Forrar una tartera desmontable de 30 cm de diámetro. Verter el relleno y terminar de decorar la tarta formando tiras con la masa restante. Pincelarla con huevo batido.

Cocimiento. Llevarla a un horno moderado de 180º precalentado durante 35 minutos o hasta que se note cocida y dorada.

Retirarla, dejarla enfriar un poco y luego desmoldarla sobre una rejilla. Terminar de decorarla con palmitos, mejillones y tiras de morrón a gusto.