Pizza crocante de jamón crudo y queso provolone




Rate this post

La característica de esta pizza es su masa bien finita y crocante que junto con la salsa, el jamón crudo y el provolone la dejan de un sabor imperdible. Cantidad: 2 pizzas de 30 cm de diámetro

INGREDIENTES

Espumado
▷ 15 gr de levadura fresca o ½ cucharada de levadura seca
▷ 1 cucharadita de azúcar
▷ 1 cucharada de harina
▷ ½ taza de agua tibia

Masa
▷ 3 tazas de harina (360 gramos)
▷ 2 cucharaditas de sal
▷ 1 cucharadita de azúcar
▷ ¼ taza de aceite
▷ ½ taza de agua caliente

Cubierta
▷ 200 gr de jamón crudo en tajadas finas
▷ 250 gr de queso provolone
▷ 1 y ½ tazas de salsa de tomate
▷ Hojitas de albahaca a gusto
▷ Orégano

PREPARACION

Espumado. Poner la levadura en una taza grande. Agregarle el azúcar, la harina y el agua. Revolver hasta disolver la levadura y formar una crema. Tapar el recipiente y dejar que espume durante 10 minutos aproximadamente en un lugar cálido.

Masa. Disolver la sal en un poco de agua caliente. Poner la harina en un bol junto con el azúcar. Agregarle el aceite y la sal disuelta en el agua y mezclar.

Incorporar la levadura revolviendo hasta formar una masa pegajosa y que cueste desprenderla de los bordes del bol.

Si para lograr esta textura es necesario agregarle más agua, se incorporará en pequeñas cantidades hasta lograr el punto deseado.

Se deja en el mismo bol cubriendo la superficie con papel film o plástico y luego con un paño para que genere calor y el proceso de levado se agilite. Siempre las masas de levadura se dejan descansando en un lugar templado hasta que dupliquen el volumen.

Dado que el tiempo de levado dependerá de la temperatura ambiente del lugar, resulta difícil calcular el tiempo exacto que puede llevar. La masa se infla como un globo. Tiempo aproximado 30 o 40 minutos.

Armado de la pizza. Aceitar los moldes y dividir la masa en dos partes iguales. Poner una en cada molde y estirarla con las manos aceitadas de modo que quede bien fina y los bordes algo más gruesos. Llevar a horno bien caliente 200º y cocinarlas 10 minutos.

Retirarlas y cubrirlas con la salsa de tomate, el jamón crudo y las tajadas de provolone. Esparcir hojitas de albahaca y orégano.
También hilitos de aceite y llevar nuevamente al horno. Cocinar hasta que la base y los costados estén tostados y crocantes.