Saltar al contenido

Fainá de longaniza y espinaca

Rate this post

Esta falsa fainá, ya que en este caso no lleva harina de garbanzos se realizó en base a la combinación de un elemento fuerte como la longaniza y un sabor suave y delicado como la espinaca, que al unirse al resto de los ingredientes la deja realmente deliciosa.

Porciones: 8

INGREDIENTES
▷ 3 huevos
▷ 8 cucharadas colmadas de harina
▷ 1 cucharada de polvo de hornear (polvo químico o leudante)
▷ 1 cubo de caldo de carne
▷ 1 cucharada de pimentón dulce
▷ 1 cucharada de orégano
▷ 2 cebollas blancas medianas
▷ ½ taza de aceite
▷ 50 gramos de queso parmesano rallado
▷ 2 tazas de leche (500 cc.)
▷ 100 gramos de longaniza cortada fina
▷ 1 atado (o paquete) de espinaca
▷ Sal y pimienta a gusto

PREPARACION

Lavar las hojas de espinaca cuidadosamente. Quitarles los cabos, escurrirlas bien y dejarlas orear un rato sobre un paño seco.
Cortarlas en juliana y reservar.

Poner en el vaso de la licuadora, los huevos, la harina, el polvo de hornear, el cubo de caldo cortado en trozos o rallado, el pimentón, el orégano, las cebollas cortadas en trozos, el aceite, el queso y la leche.

Licuar todo hasta formar una crema.

Volcarla en un tazón y agregarle la longaniza cortada en juliana y la espinaca. Agregarle sal con cuidado ya que hay varios ingredientes que la contienen (cubo de caldo, longaniza y queso) Incorporar pimienta.

La espinaca aparenta ser mucha pero a medida que se cocina se va achicando quedando muy bien las proporciones.

Untar con aceite una placa de horno de 24 x 35 aproximadamente y llevarla al horno hasta que esté caliente. Retirarla y volcar la preparación aplanando las hojas de espinaca con la mano.

Cocinar en un horno caliente precalentado a 200º durante 25 minutos o hasta que se noten los bordes algo tostados y crujientes.