Saltar al contenido

Pizza con salsa de tomate y berenjenas cubeteadas

Rate this post

Es una receta abundante ya que con estas medidas salen 3 pizzas bien grandes o varia pequeñas. A veces conviene cocinar mucho de una sola vez y dividir la masa en pizzas pequeñas, que se pintan con la salsa y luego de darles un golpe de horno se freezan para otra ocasión. Estando aún tibia.
Comprobamos que es una pizza super exquisita.

Cantidad: 3 pizzas bien grandes

INGREDIENTES
Fermento
60gramos de levadura fresca o 2 cucharadas de levadura seca
1 cucharada de azúcar
2 cucharadas de harina
½ taza de agua tibia (125cc)

Masa
1kg y 200gramos de harina 000 o la que se tenga disponible
1 cucharada de azúcar
100gramos de mantequilla derretida
2 huevos
1 cucharada de sal
½ taza de queso parmesano rallado
Agua tibia cantidad necesaria (aproximadamente 600cc)

Salsa
1 cebolla grande picada
2 pimientos rojos dulces picados, (morrones, ajíes dulces)
1 litro de pulpa de tomate envasada de buena calidad
1 berenjena bien grande o 2 medianas
8 hojas de albahaca
¼ taza de aceite
400gramos de queso mozzarella rallado grueso
100gramos de queso parmesano rallado
Sal, pimienta negra recién molida

PREPARACION
Preparación del fermento.
Poner en una taza, la levadura, el azúcar y la harina.
Agregarle el agua mezclando hasta formar una crema.
Tapar la taza y dejar en reposo 10 minutos o hasta que la levadura haya levado y espumado.

Preparación de la cubierta
Mezclar el queso parmesano con el queso mozzarella y reservar.
Poner en una cacerola grande 3 cucharadas de aceite. Llevar al fuego y una vez caliente agregarle la cebolla picada y algo de sal.
Mezclar durante dos o tres minutos y añadirle el pimiento picado.
Continuar cocinando hasta que el pimiento esté tierno.

Incorporarle la pulpa de tomate revolviendo bien.
Condimentar con sal y pimienta.
Cocinar primero a fuego fuerte hasta que rompa hervor, luego bajar el fuego y continuar la cocción durante 5 o 6 minutos.

Aparte, pelar la berenjena y cortarla en cubos pequeños.
Poner en un colador espolvoreándole un poco de sal entre capa y capa.
Dejar media hora hasta que el amargor salga y luego enjuagarlas y dejarlas escurrir.
Agregársela a la salsa de tomate e ir revolviendo, agregándole un poco de agua caliente si la preparación se secase.
Continuar cocinando hasta que la berenjena quede bien tierna y casi se confunda con la salsa. Rectificar los condimentos.
Agregarle las hojas de albahaca cortada a mano en trozos.

Armado de la masa
Poner en un recipiente grande la harina tamizada junto con el azúcar y la sal.
Agregarle el queso rallado y mezclar.

En el centro agregarle los huevos, la mantequilla derretida y una taza de agua tibia.

Mezclar hasta integrar estos ingredientes a la harina.
Incorporar la levadura y mezclar. Continuar agregando agua tibia mientras se va mezclando hasta obtener una masa que se desprende de los bordes pero de consistencia, blanda y pegajosa.

Volcar sobre la mesada enharinada y comenzar a amasarla ayudándose con un poco de harina hasta que la masa esté blanda pero a la vez lisa, elástica y nada pegajosa.

Colocar en un recipiente grande, donde se encuentre cómoda para levar hasta duplicar su tamaño.
Si es tiempo de mucho frío, colocar el recipiente en un microondas y poner la masa 1 minuto al 60% de potencia.

Luego dejarla allí, cerrada en forma hermética para que leve rápidamente.
Puede llevar media hora aproximadamente con este método. Pero la duración puede variar.

Una vez que la masa levó sobresaliendo como un globo del recipiente, retirarla del microondas.
Volcarla sobre la mesada algo aceitada y comenzar a amasarla solo lo necesario como para desgasificarla y retome su tamaño inicial.

Dividir la masa en tres partes.
Tomar una de las partes y estirarla un poco con un palote colocándola sobre la pizzera bien aceitada.
Terminar de acomodarla con las manos, llevando la masa a los bordes del molde.

Repetir lo mismo con el resto de la masa.

Cubrir con la salsa de tomate y berenjena tibia.
Apoyar uno de los moldes sobre las hornallas de la cocina mientras el horno se calienta a temperatura alta de 200º. En ese tiempo la pizza aprovecha para levar.

Se cocina en la parte baja del horno así la masa forma un piso firme y crocante característico de las pizzas.
Se deja aprox. 15 o 20 minutos o hasta que se note la masa cocida y dorada.
Se retira del horno y se cubre con la mezcla de quesos rallados gruesos, de parmesano y mozzarella.

Esperar 10 minutos y cortar en porciones y servir.