Masa básica de pizza de espinaca

INGREDIENTES

Fermento
▷ 1/2 cucharada de levadura fresca
▷ 1 cucharadita de azúcar
▷ 1 cucharada de harina
▷ 1/4 taza de agua tibia

Masa
▷ 2 tazas de harina
▷ 1 cucharadita de sal
▷ 1 cucharadita de azúcar
▷ 1 cucharada de manteca o margarina
▷ 1/2 taza de espinaca cocida

PREPARACION

Fermento.
Poner en una taza la levadura junto con el azúcar y la harina. Agregar el agua tibia, mezclar bien y dejar tapada durante 10 minutos o hasta que la levadura haya espumado.

Masa.
Exprimir la espinaca cocida y procesarla.

Cernir la harina junto con la sal y el azúcar. En el centro poner la manteca bien blanda y la espinaca. Trabajando siempre con las manos, integrar la manteca y la espinaca a la harina.

Luego incorporar la levadura ya espumada y mezclada. Ir tomando la masa agregándole un poco de agua tibia si fuese necesario, teniendo en cuenta que la espinaca ya de por sí aporta bastante humedad.

Amasado
Una vez formada la masa se empieza con el amasado. Se va estirando la masa y replegándola enérgicamente. A su vez se va alternando con algunos golpes que se le da levantando la masa y tirándola con fuerza sobre la mesa.

Para trabajar correctamente con la masa nos ayudamos con un poco de harina, espolvoreando la mesa y la masa para que no se pegue. Es conveniente ayudarnos con poca cantidad de harina cada vez que la necesitemos. Siendo preferible repetir la operación de espolvorear con algo y no la de agregar de golpe mucha cantidad y que la masa absorba demasiado y se endurezca.

Se continúa así. Estirar, replegar, golpear hasta que la masa quede elástica y no se pegue en la mesa ni en las manos. Estos pasos llevan de 6 a 10 minutos aproximadamente.

Formar un bollo, ponerlo en un bol y cubrirlo con papel film. Otra opción es colocarlo dentro de una bolsa plástica y dejar que leve hasta que duplique su tamaño.