Saltar al contenido

Pizza con harina integral y cubierta de acelga, sésamo y aceitunas

4.8 (95%) 4 votes

Porciones: 6

Pizza con harina integral

INGREDIENTES

Masa
▷ 1 y 1/2 de harina (180 gramos)
▷ 1 taza de harina integral
▷ 1 cucharadita de sal
▷ 1 cucharada de polvo de hornear
▷ 100 gramos de manteca blanda
▷ 1 taza de leche

Cubierta
▷ 1/4 taza de aceite
▷ 1 cucharada de manteca
▷ 1 cebolla mediana
▷ 2 dientes de ajo
▷ 2 tazas de acelga cocidas, escurridas y picadas
▷ 2 huevo
▷ 1/2 taza de queso rallado
▷ 2 cucharadas de sésamo
▷ 50 gramos de aceitunas
▷ 200 gramos de muzzarella o mozzarella
▷ sal, pimienta, orégano

PREPARACION

Masa.
Mezclar la harina común con la harina integral. Incorporar la sal y el polvo de hornear. Agregar la manteca e ir trabajándola con las manos hasta integrarla. Por último agregar de a poco la leche hasta formar una masa tierna. Cubrirla con un paño y dejarla en reposo.

Cubierta de la pizza.
Aceitar ligeramente la base de una sartén y volcar las semillas de sésamo. Llevar a fuego suave siempre revolviendo hasta apenas tostarlas. Las semillas tostadas toman más sabor.

Llevar una cacerola al fuego y dejar hasta que esté caliente. Incorporar el aceite, la manteca y los dientes de ajo. Apenas estén dorados retirarlos y agregarle la cebolla cortada en rodajas finas. Mezclar bien y agregarle un poco de sal. Dejar cocinar hasta que la cebolla esté transparente.

Incorporar la acelga bien picada e ir revolviendo para que se mezcle con la cebolla y con los aromas del aceite y ajo. Saltear unos minutos, retirar y dejar entibiar un poco. Agregar el queso rallado, los huevos, las aceitunas fileteadas y las semillas tostadas.

Revolver todos estos ingredientes hasta formar una preparación homogénea. Condimentar a gusto.

Armado de la pizza.
Aceitar un molde redondo, cuadrado o rectangular. Estirar la masa, apoyarla sobre la base del molde y ayudándose con las manos aceitadas acomodarla bien.

Realizarle un precocido durante 12 minutos en un horno de temperatura media alta. Retirarla y cubrirla con la preparación de acelga. Rociar la superficie con unos hilitos de aceite y retornar al horno para continuar la cocción. Unos minutos antes se retira del horno y se cubre con la mozzarella rallada gruesa. Se le esparce un poco de orégano.

Se deja en el horno hasta que el queso esté derretido. Servir caliente.