Saltar al contenido

Focaccia rellena con salchichón y mozzarella

Rate this post

Cantidad: 1 focaccia de 30 x 24

INGREDIENTES

Masa
▷ ½ kilo de harina (500 gramos)
▷ 25 gramos de levadura fresca o 1 cucharada de levadura seca
▷ Agua tibia cantidad necesaria
▷ 100 gramos de manteca de cerdo (grasa de cerdo)
▷ 3 o 4 hojas de salvia picada
▷ 2 cucharaditas de sal
▷ 1 cucharadita de azúcar

Relleno
▷ 150 gramos de queso mozzarella rallada gruesa
▷ 130 gramos de salchichón en rodajas finas

PREPARACION

Levadura. Poner en un tazón, 1 taza de harina y agregarle la mitad de la levadura desmenuzada. Mezclarla bien con la harina e incorporarle de a poco agua tibia hasta formar una masa blanda. Formar un bollo, colocarlo en un recipiente y cubrirlo con papel film y un paño. Dejarlo en un lugar templado durante media hora así la masa descansa y hace el proceso de levado.

Aparte, poner sobre la mesada el resto de la harina mezclada previamente con la sal y el azúcar. Agregarle la salvia picada chiquita y entreverarla bien.

Añadir el resto de la levadura desmenuzada y luego la manteca de cerdo trabajando con las manos hasta incorporarla.

Agregarle la masa fermentada y terminar de formarla agregándole agua tibia hasta formar una masa tierna y pegajosa.

Trabajarla con las manos amasándola todo el tiempo necesario hasta lograr que la masa tome una textura sedosa, lisa, elástica.

Mientras se amasa se incorpora harina de a poca cantidad cada vez. Esto ayuda a que no se pegue demasiado durante el amasado.

Una vez pronta se estira con el rodillo y se acomoda en la placa previamente aceitada. Se termina de acomodar con las manos aceitadas y se deja en reposo cubierta con un paño en un lugar cálido. Se deja durante 30 o 40 minutos o hasta que haya aumentado de tamaño.

Se cocina en un horno a temperatura alta de 200º colocando la focaccia en la parte media. Dejar cocinar durante 20 o 25 minutos o hasta que se note cocida y dorada.

Retirarla, dejar que enfríe un poco y luego desmoldar sobre rejilla.

Una vez fría se corta a la mitad en forma horizontal y se rellena con el queso y el salchichón. Una vez rellena se vuelve a cortar en porciones del tamaño deseado.

En el momento de servirla se le da un golpe de calor para que el queso se derrita y se amalgame con el salchichón y la masa lográndose un bocado delicioso.